Mi mamá duplicó el patrón de mi abuela: “las tareas del hogar y la crianza de los hijos es de las mujeres”.

Viví en oriente con mi madre hasta los 16 años, donde por ejemplo, pararme libremente en la puerta de la casa o sentarse en el muro tras la ventana no estaba permitido para mí. Debía estar adentro, en la cocina, en mi cuarto, tejiendo, bordando, estudiando o haciendo cualquier cosa. Con un hermano que se autoproclamó “mi guardaespaldas”,

Read More »