Las mujeres venezolanas afiliadas a los diferentes partidos políticos y de la sociedad civil organizada, quienes hemos venido luchando de manera valiente, consecuente y sostenida por el restablecimiento del Estado de Derecho y por la plena garantía de los Derechos Humanos de la población, vulnerados de manera oprobiosa y autoritaria durante el régimen que ha sometido al país en las dos últimas décadas:

Profundamente consternadas por la persistente y continuada violación y destrucción sistemática que el régimen ha venido infligiendo, de manera impune, a la normativa legal y a las estructuras operativas legítimas de los sistemas político, económico, ambiental, cultural y social, comunicacional, de manera irresponsable e intencionalmente criminal en muchos casos, todo lo cual ha generado en nuestra Patria, una crisis humanitaria de múltiples y descomunales dimensiones, que afecta los mínimos que requiere la subsistencia de las y los venezolanos de todos los sectores, que persigue la extinción de la vida misma y que resulta inédita entre nosotros y de las más dolorosas que hayan conocido los países latinoamericanos, caribeños y del mundo.

Indignadas como ciudadanas cuyos derechos están constitucionalmente consignados y expresados ampliamente en legislaciones vigentes, no sólo llamamos la atención de la ciudadanía y de las organizaciones políticas, gremiales, sindicales, civiles, culturales, comunales, militares y de todo tipo, sobre los crecientes desmanes y errores elementales que cometen los poderes públicos dominados por las ideologías del partido de gobierno y otros grupos que lo apoyan, sino que, percibimos la necesidad más que urgente de concretar respuestas políticas coherentes, eficientes, articuladas y solidarias entre sí y sobre todo, socialmente compartidas, que brinden a la ciudadanía información suficiente que impida la confusión, la inorganicidad y la ineficiencia de las iniciativas de muchos liderazgos que se auto identifican como voceros de la oposición.

Alarmadas y consternadas ante la sistemática violación de los Derechos Humanos y los inéditos crímenes de Lesa Humanidad que se han venido cometiendo en el país contra los ciudadanos, que con ferocidad y crueldad desplegaron las fuerzas armadas oficiales, apoyadas por grupos de exterminio del gobierno, OLP, colectivos armados, como lo vimos en las pasadas protestas y como el reciente y doloroso episodio genocida que Venezuela entera presenció, conocido como la “Masacre de El Junquito”, hecho en el cual fueron abierta, pública e impunemente masacrados, venezolanos disidentes de la política oficial, inermes y aun después de declarar su rendición ante la fuerza pública.

Convencidas de que estamos en una coyuntura en la que es necesario acopiar todas las voluntades de todos los sectores y organizaciones, para superar esta desgracia nacional.

Declaramos:

1.- Nos unimos al extendido y profundo sentimiento de dolor e indignación que pesa sobre la mayor parte de nuestra población ante los continuos hechos criminales y de violencia, como lo fue la “Masacre de El Junquito”, así como los cometidos en las manifestaciones de protesta por las llamadas “fuerzas del orden y la seguridad pública” y sus grupos de exterminio. Hacemos llegar a familiares y amigos nuestra solidaridad con su pena y nuestra convicción, de que sus muertes no serán inútiles, ya que se han convertido en símbolos y han mostrado como nunca, con su sacrificio, las condiciones de ilegalidad, inhumanidad, corrupción, autoritarismo, personalismo y anti-venezolanidad del gobierno actual.

2.- Es urgente y vital que los diversos grupos políticos y sociedad civil organizada, hagamos en conjunto los mayores esfuerzos por crear líneas de convergencia en nuestras conclusiones e intenciones políticas, para generar una vía coherente, solidaria y eficiente para superar la desgracia que nos agobia como país en todos los planos.

3.- Es evidente a los ojos del mundo que atravesamos la mayor crisis humanitaria, política, social, económica jamás vivida en nuestro país y que hoy, más que nunca, la salvación del país exige la emergencia de una profunda conciencia y coincidencia ciudadana en todos los sectores y el respaldo a soluciones compartidas. El diálogo hacia adentro y hacia fuera es indispensable. Se requiere un liderazgo compartido de todas y todos quienes tienen que aportar. No es la hora de pasar facturas por errores del pasado. Solo es efectivo el presente y es ahora, ya, cuando se hace imperativo actuar de forma unitaria.

4.- Rechazamos categórica y profundamente, el apartheid que el gobierno madurista está creando con el “Carnet de la Patria”, con el cual el gobierno está generando la discriminación más grande y cruel de la historia venezolana, y a la vez preparando a través de éste, el mayor fraude electoral que pudiésemos haber visto en alguna elección presidencial, sometiendo a los ciudadanos a un chantaje y humillación constante, por el logro de la comida, medicinas, asistencia hospitalaria, vivienda, transporte, etc, a cambio del voto que mantendrá en el poder a la cúpula gobernante. Esto pone sobre el tapete las pruebas irrefutables del ventajismo del sector oficial en cualquier contienda electoral.

5. – Condenamos la Ley del Odio emitida por la ilegítima Asamblea Nacional Constituyente, ANC, que está generando episodios violentos y persecuciones contra cultos y religiones, y cualquiera que disienta del régimen.

6.- Por otra parte, es relevante y pertinente que los partidos políticos y las organizaciones de la sociedad civil, mantengamos firmemente la exigencia de la renovación de las autoridades del Consejo Nacional Electoral, CNE, así como se establezca claramente las condiciones políticas y procedimentales que garanticen la transparencia e imparcialidad del proceso, a fin de tener unas elecciones confiables, libres y limpias. Aceptar ir a una contienda electoral con las condiciones actuales, es participar sin ninguna garantía de solvencia. Esto es fundamental, sobre todo en este momento cuando el gobierno ha llamado a elecciones presidenciales en plazo perentorio, lo cual a todas luces está orientado a burlar la normativa legal de los procesos electorales en Venezuela favorecer al gobierno y dar la espalda a los derechos de las y los venezolanos.

Por todo ello, invitamos a todas las mujeres venezolanas a refrendar este comunicado y a activarse en la lucha por la unión para el rescate de nuestro país, que tanto nos duele y que grita a todas voces, que nos enfoquemos en la reconstrucción de nuestra democracia y la vigencia del Estado de Derecho.

Firmas aquí: https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSeBQmVnDB2b15TQpocaD0bOF3_Jf6zRGU3yrJH8G7SmD-7azw/viewform

Caracas, 25 enero 2018

Author: Susana Reina

Psicóloga. Magister en Gerencia de Empresas. Coach Ontológico Empresarial.
Vicepresidenta de Desarrollo Corporativo Grupo Multinacional de Seguros
Directora Fundadora de FeminismoINC. Venezolana.
Feminista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *