Por Ariana Trestini

Sí. Todo un mes con Hayao Miyazaki y sus maravillosas películas. Debo confesar que no le fui del todo fiel durante ese período, porque también colé en mi lista Ghibli el repertorio de Isao Takahata y otros grandes animadores pertenecientes a ese estudio; pero cada madrugada en la que decidía ver (o recordar) sus películas, tuvieron mucho significado para mí. Y tuvieron significado, porque cuando uno es niño, no aprecia el verdadero mensaje tras la obra maestra. Por ejemplo, en Kiki: Entregas a Domicilio, a la edad en la que la vi, estaba muy lejos de saborear esto que llaman “ser adulto” y las consecuencias que trae consigo: la independencia. En ese momento, solo me parecía súper guay que la brujita volara con su escoba de un lado a otro, fuera huraña y antipática con el chico que estaba loquito por ella y que un gatito negro fuera su mejor amigo. Al verla con 26 años (después de casi 12 ó 14 años desde que la vi por primera vez), fue que valoré su mensaje: Vas a crecer, vas a estar solo, recibirás ayuda de quien menos lo esperas, vas a fallar, te van a fallar, te sentirás mal contigo mismo, te levantarás, volverás a confiar en las personas, volverás a confiar en ti mismo y triunfarás. Triunfarás sólo si te lo propones y crees en ti mismo y en tus cualidades, tal como le ocurrió a Kiki. (Debo confesar que es mi película favorita de Miyazaki, por su forma tan tierna e infantil de explicar -o mejor dicho, animar- lo que te espera cuando creces).

¿Por qué decidí dedicarle todo un mes a la obra de este animador, y no ver otros contenidos más… adultos? (Bueno, que también en ese mes me pude poner al corriente con Game Of Thrones, y sé que no es la cosa más madura del mundo pero, bueno, que me puse al día, y ahora espero la octava temporada como persona que se deja llevar por las masas). Bien, lo hice porque me encanta que un animador (hombre), utilice en la mayoría de sus películas a protagonistas mujeres. Y no son mujeres que esperan que alguien las rescate, o las baje de una torre, o que un príncipe azul las bese para despertar de su sueño eterno… no. Son mujeres bien fuertes, que toman las riendas de la situación de manera envidiable, y siempre al mismo nivel que su compañero (generalmente) masculino; como el mismo Miyazaki dijo en una entrevista: “Chicas que necesitan un amigo o un compañero, pero nunca un salvador”. Apartando eso, no puedo evitar confesar que la calidad de su animación es impresionante: los paisajes, las formas realistas de los elementos naturales, la delicadeza y el detallismo que tiene imprimado cada escena, cada edificio, cada bosque, cada habitación… y la banda sonora. Fuck! Que me puedo perder con las notas que creó mágicamente Joe Hisaishi para las películas de este señor.

En este artículo, quisiera decirle a todas aquellas chiquilinas que les gusta el anime y la fantasía, y que además se identifican con la idea de que las mujeres podemos lograr grandes cosas; que no pueden perder la oportunidad de disfrutar la obra de este señor que tiene un premio Oscar bajo su brazo como “Mejor película animada” gracias a “El viaje de Chihiro”. (Recomiendo sus películas muy a pesar de que hayan ciertas paradojas con respecto a la dirección de Estudio Ghibli, puesto que todas sus películas nos muestran personajes femeninos empoderados, pero son muy pocas las mujeres -o ninguna- que están llevando a cabo o hayan llevado a cabo la dirección de un proyecto ambicioso de animación en dicha organización).

No hace falta seguir un orden para mirar las películas. Ya, que si eres medio obsesivo y quieres respetar el orden cronológico de las mismas, pues está bien. Pero ninguna de ellas tiene relación entre sí y puedes seguir el orden que más prefieras. Yo nombraré algunas de sus obras, aquellas que realmente me dejaron un gran mensaje de acuerdo a mi realidad actual.

Kiki: Entregas a Domicilio 

Ya la mencioné en el ejemplo a principio del artículo, es la historia de una brujita que a los trece años (como parte de una tradición de las brujas) parte de su casa para entrenar sus poderes en otro pueblo. Deberá estar sin sus padres durante todo un año. Llega a una gran ciudad, no muy acostumbrada a tener brujas entre sus habitantes y ahí conocerá grandes personajes que le mostrarán el verdadero significado de la vida. Esta tierna película te muestra el sentido de la etapa adulta y lo que eso implica: buscar tu independencia y aprender a vivir con tus errores y tus éxitos.

Porco Rosso

Porco es un cerdo (debido a una maldición) aviador que se encarga de frustrar todos los actos de los piratas aviadores quienes hacen sus fechorías en el mar Adriático. Está ambientada después de la Primera Guerra Mundial, donde Porco fue un importante aviador militar (cuando aún era un hombre corriente). En la trama conoce a Fio, la jovencita que aparece en la imagen y que es tremenda mecánica y diseñadora de aviones, una profesión no muy convencional en una chica de aquella época. Mi frase favorita en esta película: “Prefiero ser un cerdo que un fascista”.

Mi vecino Totoro

Si Kiki: Entregas a Domicilio es una historia que derrocha ternura e inocencia, pues esta se lleva el premio. Es la historia de dos hermanas, Satsuki y Mei, que se mudan con su padre, un profesor universitario, a una casa en el campo. Su mudanza se debe a que la madre de las pequeñas está internada en un hospital mientras se recupera de la tuberculosis. En esa casa y sus jardines, empiezan a ocurrir cosas mágicas, y todo esto es por obra de los espíritus del bosque. Un día Mei, jugando en el jardín e inmersa en su propio mundo de bebé, descubre a uno de esos espíritus y lo empieza a seguir por todos lados hasta que da con el más grande de todos ellos: Totoro. Puede que no tenga el mejor atractivo para un adulto, pero la trama te muestra como Satsuki toma las riendas de su casa en muchas oportunidades, además de tener la responsabilidad de cuidar de su hermanita Mei cuando su padre está trabajando en la universidad. Pero lo tierno de todo, es que las chicas no estarán solas, porque tienen la mejor compañía que puede ofrecer Totoro y sus vecinos.

El viaje de Chihiro 

Esta pedazo de película fue la que se llevó el Oscar a Mejor película de animación en el 2002. Y es que lo tenía más que merecido porque realmente es una obra de arte, toda ella. Cuenta la historia de Chihiro, una niña que se ve atrapada en un mundo mágico, lleno de dioses y personajes sobrenaturales; que tiene como misión rescatar a sus padres que fueron convertidos en cerdos, y recuperar su libertad. En el transcurso, conocerá a Haku, un chico que la ayudará en su misión y que la hará descubrir el verdadero valor que ella tiene. No solo nos deja un gran mensaje para aquellas que alguna vez nos sentimos incapaces de lograr una importante misión de vida, sino que también te habla de la importancia de preservar nuestro medio ambiente, puesto que la Tierra es el único hogar que tenemos. Recomendación obligatoria en esta lista.

La Princesa Mononoke

Una vez más, Miyazaki expresa la importancia que tiene cuidar nuestro medio ambiente. Esta historia se centra en la lucha de los guardianes del bosque contra los humanos que profanan sus recursos y van destruyendo todo a su paso. El inicio de la película nos muestra a Ashitaka, un príncipe que salva a su aldea de un monstruo que podía destruir todo con solo tocarlo. A pesar de poder acabar con él, el monstruo le deja una herida-maldición que poco a poco se extenderá por todo su cuerpo hasta matarlo. Ashitaka parte de la aldea en busca de una cura para su herida, y en el transcurso conocerá a San- la princesa Mononoke- quien tiene como misión acabar con todos los humanos para que éstos no puedan seguir destruyendo la naturaleza. A mi parecer, es una de las obras más fuertes de Miyazaki, puesto que la inocencia infantil es puesta de lado para tratar seriamente un asunto que es muy real en nuestra actualidad. San es un personaje muy especial y extraordinariamente fuerte, quien consigue en Ashitaka un buen aliado para mostrarle el verdadero significado de su lucha.

El Castillo Ambulante

Este espectáculo visual se basa en la novela de fantasía Howl’s Moving Castle de la escritora británica Diana Wynne Jones, y nos cuenta la historia de Sophie, una chica que trabajaba en el negocio familiar de sombreros y que por cosas del destino se cruza con Howl, un guapo mago bastante peculiar y extraño. En la trama, Sophie conoce a una bruja malvada que le lanza un hechizo y la convierte en una anciana de 90 años. Avergonzada de su aspecto, Sophie huye de su casa y en el camino conoce a un singular espantapájaros que la llevará al castillo ambulante de Howl. Lo que más me encanta de esta película es su mensaje pacifista: ninguna guerra tiene sentido. Además, nos toca temas feministas por la determinación de Sophie para tomar las riendas en los asuntos importantes y como ésta logra ser tan esencial en la vida de Howl. También nos dice que eso de envejecer, eso que secretamente le tenemos cierto miedo, está bien. La vejez o el crecer no va a impedir que logres lo que te propongas, porque las cosas se logran sólo si tú crees en ti mismo. Los escenarios y la banda sonora utilizada, la convierten en una de mis favoritas. Recomiendo leer el libro.

Dicen que Ghibli es sinónimo de ecología y feminismo. Y creo que esos temas son bastante evidentes en sus 22 obras. Miyazaki y Takahata se han encargado de plasmar maravillosamente esas dos corrientes, y así lo han transmitido al resto de grandes animadores que hacen vida en Ghibli. Sería genial que algún día puedan darle la oportunidad de llevar a cabo un gran proyecto de animación (dirección) a una mujer, que sin lugar a dudas hay de sobra y con una imaginación, creatividad e ideales sorprendentes (Y si no me creen, pues como ejemplo les menciono a las magaka Rumiko Takahashi – Inuyasha- e Hiromu Arakawa- Full Metal Alchemist- que si bien su pasión está en la industria de los manga, parece que les ha ido muy, muy bien tanto en Japón como en el resto del mundo).

Para conocer más sobre el repertorio Ghibli, los invito a visitar este enlace y leer este blog que en una de mis incursiones en la web conseguí: Generación Ghibli

La obra de Miyazaki no sólo es la que yo mencioné. Su trabajo como director en Estudio Ghibli inicia con Naausica del Valle del Viento y finaliza con Se Levanta el Viento. En el primer enlace que les comparto, pueden visualizar el resto de sus películas realizadas hasta la fecha.

¡Un saludo!

 

Author: Ariana Trestini

Feminista. Relacionista Industrial.
Valenciana residente en Tenerife, Islas Canarias-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *