“Las almas que están en paz no están vivas”

PA

El ciclo de charlas reflexivas que vivimos con Pamela Astudillo fue más allá de lo que esperábamos al inicio. Una supone que ante un evento intelectual, te inscribes, vas, hablas de lo que sabes y lo que no sabes también, firmas asistencia y te tomas la foto y ya. Le pones un mundo con la cabeza casi que olvidando cuerpo y emoción. Pero, como dice Pamela, nadie sale ileso de un encuentro… sobre todo de esta clase de encuentros.

No es posible relatar todo lo que rumiamos con sus provocaciones, pero sí puedo compartir algunas de las reflexiones de boca de las participantes en la sesión final, -fueron seis viernes:

“¿realmente quiero lo que quiero?”

“ser genuina”

“pude haber elegido…”

“no estamos mejor ahora después de tantos avances y modernismo”

“la mujer del post post modernismo se está construyendo aún”

“yo construyo lo que vivo”

“voces femeninas desde lo femenino”

“¿cuánto de lo que vivimos ahora es lo normal? ¿O no lo es?”

“voy cambiando mi manera de conversar a lo largo de la vida”

 “cuando nos quitan lo superficial, nos dejan lo esencial”

“no estamos reseteando constantemente”

Siento que el mayor valor de estas declaraciones radica en que son, para mí que las conozco a todas (bueno, creía conocerlas), un cambio sustancial en su manera de conversar. Eso es lo que verdaderamente nos transforma: la capacidad para cuestionarnos y no dar todo por sentado. Es un aprender a mirar distinto.

La dinámica final fue extraordinaria. Escribir a 12 manos un Manifiesto, no sobre piedra, sino sobre papeles flexibles y maleables, que dan cuenta de lo efímeras que son las elecciones,  lo dinámica que es la vida, lo dúctil que son las relaciones…20161014_095007

NOSOTRAS, QUIENES ABAJO FIRMAMOS EN LA COMPRENSIÓN DE QUE GENERAMOS A CADA INSTANTE EL MUNDO QUE VIVIMOS, HACEMOS PÚBLICO ESTE MANIFIESTO QUE COMUNICA NUESTRAS ELECCIONES:

  • Elijo ver cada día como una oportunidad de crecer, de aprender de lo bueno y lo malo
  • Elijo ser libre ante la opinión de los otros
  • Elijo ser genuina
  • Elijo ser menos impulsiva y reactiva. Ver desde arriba y ponerme en los zapatos del otro antes de juzgar
  • Siempre ver lo lindo de las cosas, el lado positivo
  • Elijo evitar las críticas y comparaciones
  • Elijo dejarme mis crespos naturales y al viento
  • Elijo postear lo que me guste en mis redes sin importar si me siguen o no
  • Elijo dejar de esperar ser abuela
  • Elijo disfrutar de la vida como venga
  • Elijo poner sobre la mesa temas candentes que la presión social prefiere tener silenciados
  • Elijo no permitir que otros dispongan de mi tiempo
  • Elijo no estar de mal humor cuando la planificación que me exijo no se cumple
  • Elijo llamar por teléfono a las personas que amo, al menos una vez al mes
  • Elijo verme al espejo todos los días y regalarme una sonrisa
  • Elijo no sentirme mal por dedicarle tiempo a lo que quiero
  • Elijo darme prioridad
  • Elijo evaluar mis acciones basada en lo que me gusta más que en lo que esperan de mí
  • Ser auténtica, confiar en mi intuición y en mis emociones para expandir la palabra femenina en la construcción de mi legado

MANIFIESTO QUE SE FIRMA EN EL EXTREMO SUR DEL HEMISFERIO NORTE, TERCER PLANETA ALREDEDOR DEL SOL, EN ESTE PRECISO INSTANTE.

Firman:  Yajaira, Adriana, Belinda, Matilde, Magaly, Rosa Maribel, Paulina, Gabriela, Susana, Menly, Flor, Maria Julia, Andreína, Emily, Pamela… y todas las que pasaron por este laboratorio.

Cuando cambiamos las preguntas cambia nuestra vida, en un flujo constante de cuestionamientos y respuestas, como en espiral. Eso es transformación.  Gracias Pamela. Tu conducción impecable. Tu compañía solidaria. Tu guía imprescindible. Hasta la próxima!

Author: Susana Reina

Psicóloga. Magister en Gerencia de Empresas. Coach Ontológico Empresarial.
Vicepresidenta de Desarrollo Corporativo Grupo Multinacional de Seguros
Directora Fundadora de FeminismoINC. Venezolana.
Feminista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *