Recibimos una carta de Isabel, estudiante de una Escuela en España, compartiendo su experiencia en la conducción de una petición a la Dirección de la misma, que logre poner a disposición de las chicas la elección de los pantalones como uniforme de diario:

Abril 2016:

“Pertenecemos a un colegio católico concertado al que hemos ido prácticamente toda nuestra vida y, a un año de terminar bachillerato, hemos tomado una decisión: comunicarle a nuestra directora una inquietud que nos rondaba desde hacía ya tiempo.
Llevamos desde los tres años en este colegio que, al ser religioso, debemos llevar un uniforme no del todo estricto y del que no podemos presentar queja, pero sí que queremos realizar unas mejoras en lo que a igualdad se refiere.
El uniforme se compone de un polo blanco, un jersey verde, calcetines del mismo color y zapatos negros. Esto es igual para cualquier estudiante, sin tener en cuenta la edad o género de la persona.
Lo que nosotras nos hemos cuestionado es ¿por qué las chicas debemos llevar falda y los chicos pantalón? Puede que resulte una tontería (como varios profesores han opinado) pero tras vivir tanto tiempo esta situación, realmente te planteas que esta simple prenda, la falda, pueda estar creando una brecha entre los géneros: las niñas desde bien pequeñas no podemos correr libremente por el patio, siempre tenemos que estar atentas de que no haga demasiado viento ni de que algún graciosillo intente levantarnos la falda.
Como no quisimos tirarnos de cabeza sin ninguna información que nos respaldase, llevamos a cabo una encuesta que realizaron más de 100 alumnos y alumnas de nuestro colegio, entre las edades de 11 y 18 años. En esta encuesta se realizaban diversas preguntas sobre el tema, como por ejemplo “¿Crees que esta prenda puede llegar a crear diferencias entre los géneros?” “¿Alguna vez te has preguntado por qué las chicas debemos llevar falda y los chicos pantalón?” “¿Te gustaría que, tanto chicos como chicas, tuviésemos la oportunidad de elegir entre falda o pantalón?”
Tardamos una semana aproximadamente en recoger las respuestas suficientes, y los resultados no nos sorprendieron.
Un 71% estaba dispuesta a elegir entre falda o pantalón, un 64% de las chicas admitió que normalmente no se sentía cómoda llevando la falda, y que ésta le impedía llevar a cabo acciones que se deberían poder realizar con facilidad.
La carta, junto con los resultados de la encuesta e imágenes nuestras llevando pantalón serán entregadas a nuestra directora este lunes. Esperamos poder volver a escribiros con grandes noticias.  (aquí os dejo el enlace de la encuesta por si queréis leeros las preguntas que  realizamos: https://docs.google.com/forms/d/1eUoGZWSSOnnVFz0cvndidHNCGXKozsD4JVmZX0WsbqI/viewform

En la encuesta también participaron amigos nuestros y chicos de diferentes cursos (algunos incluso hicieron la encuesta poniéndose en nuestra piel o de sus hermanas pequeñas) y recibimos un gran apoyo por su parte. También nos han apoyado nuestros tutores y el profesor de filosofía, eso sí, la profesora de religión opinó que era una tontería… Pues bien, hemos decidido mis compañeras y yo que deberíamos hacernos una foto todas juntas con el pantalón (esperamos poder hacerlo en cuanto terminemos exámenes!) También estamos pensando en escribirle al periódico local, para conseguir una mayor difusión)

Quizás en un futuro hagamos una recogida de firmas en la que pueda participar todo el mundo y no solo gente de nuestro colegio para que se vea que es un problema que afecta a todos! “

Isabel

uniforme

Nos entusiasmamos con ellas y las animamos a seguir, compartiendo la información que estábamos recibiendo del Reino Unido: Uniformes sin género: la nueva apuesta de los colegios de Reino Unido:  “Reino Unido quiere acabar con la discriminación de géneros en sus colegios. Para ello, 80 instituciones estatales han eliminado la referencia a los niños y niñas en sus códigos de vestimenta y han introducido nuevas políticas de “género neutro” en las que cada niño pueda llevar el uniforme que quiera y no el que le impongan. La iniciativa, financiada por el Gobierno, pretende que las escuelas sean abiertas en cuestiones de género, sobre todo con los niños que están buscando su identidad. Así, según la iniciativa, las niñas podrán llevar pantalones en el uniforme si así lo desean, y los niños pueden elegir llevar falda. “Ninguna persona trans debe ser obligada a llevar algo que les haga sentir incómodos. Cuando esto sucede, puede ser muy perjudicial, especialmente para los jóvenes”, asegura un portavoz del colegio Stonewall que se ha adherido a la medida”

Pasa un mes y recibimos esta noticia de Isabel:

Mayo 2016:

“Actualmente me siento decepcionada de mi colegio, obtuvimos respuesta unas semanas más tardes, aunque no fue la Jefa de Estudios ni la Directora quienes se dirigieron a nosotras, sino que tuvimos que preguntar si ya habían tomado una decisión (no se preocuparon en buscarnos). La Jefa de Estudios me comentó que la mayoría de profesores habían coincidido en que no era necesario llevar a cabo este cambio y que, los que sí creían que era algo bueno, terminaron diciendo que no porque, entre otros motivos (y esto es una cita literal) “Los pantalones se modificarían y tendrían cierta altura para hacerlos más femeninos, y claro, las chicas que no tengan tipín, llevarían la barriga marcada y no quedaría bonito”.

Hasta hoy sigo sin creerme esta contestación en la que se deja en evidencia que se considera que por no ser 90-60-90 una persona ya no tiene derecho a llevar determinadas prendas de ropa. Con respeto me dirigí a ella el último día de clase (este pasado viernes) y le pregunté que si hacíamos una recogida de firmas se podría volver a considerar, y me dijo que podíamos hacerlo. Mi Jefa de Estudios es muy buena con los alumnos, por lo que en ningún momento le eché en cara absolutamente nada porque lo consideré una opinión y debía respetarla.

No voy a mentir, tengo miedo de que esto no le guste a mi colegio y se planteen llevar a cabo medidas, es mi último año aquí y me gustaría poder terminar sin meterme en líos muy gordos!!

Durante este verano mi grupo de amigas y yo grabaremos un vídeo con el mayor número de gente posible, la recogida de firmas se llevará a cabo en septiembre ya que acabamos de empezar el verano y es muy difícil reunir a la gente en esta época. Nosotras no nos vamos a rendir, queremos conseguir este cambio y haremos lo que esté a nuestro alcance para lograrlo”

Isabel

Creemos que estas situaciones hay que visibilizarlas para que haya presión social. Por ello entre las alternativas que le damos a Isabel y a todas las Isabelas que quieran empezar una lucha como esta, para defender su Derecho a la libre elección como mujeres cualquiera sea el espacio donde se desenvuelvan, están estas:

– Crear una comisión intercolegial, algo que permita identificar pares en otros colegios con el mismo problema (sean católicos o no).

– Acudir a la conferencia episcopal, o incluso al Vaticano. Escribir algo que exprese claramente que no pretenden subvertir ni el orden escolar ni el eclesiástico, que se sienten católicas y que solo desean tener más comodidad y evitar la discriminación sexista de la que son objeto ahora.

– Involucrar a las madres. Ahí podrían encontrar un espacio de sensibilización y solidaridad.

– Sensibilizar a los chicos y a los profesores hombres. Hacerlos sentir discriminadores si no apoyan.

– Escribir la historia, eso desde ya. Enviarla a El Mundo o ABC, diarios conservadores que tienen líneas editoriales “políticamente correctas” y podrían contribuir sensibilizando a la comunidad de escuelas católicas con esta campaña.

– Hacer énfasis en el carácter electivo del pantalón, es decir, que haya dos uniformes optativos para las chicas.

– Aceptar el diseño diferenciado del pantalón femenino. Feminismo no es desfemenización, todo lo contrario.

uniforme1
A lo mejor todas estas ideas se lo pueden plantear a alguna organización feminista de la ciudad y que ellas lleven esas banderas, o fundar la tuya propia Isabel. Pensamos que no es una pelea fácil. El reducto de valores y costumbres conservadoras de España y el mundo, está en las escuelas religiosas. Si me pusiera en sus zapatos (los de la dirigencia de estas escuelas) me asustaría por pensar que el siguiente reclamo es la igualdad transgénero, o el derecho de los chicos a usar falda (si se trata de igualdad…)

Igual desde FeminismoINC queremos darles un mensaje optimista a ti Isabel y a tus compañeras, y felicitarlas por su sensibilidad e iniciativa como Feministas.  A todas las pioneras les toca la parte dura del cuento, pero vemos por su empeño que tienen madera para liderar esta batalla. Esperamos nuevas y positivas noticias a su regreso a clases!

¿Alguna palabra de aliento o ideas para nuestras amigas en España de parte de nuestros lectores?

Author: Susana Reina

Psicóloga. Magister en Gerencia de Empresas. Coach Ontológico Empresarial.
Vicepresidenta de Desarrollo Corporativo Grupo Multinacional de Seguros
Directora Fundadora de FeminismoINC. Venezolana.
Feminista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *