En el seno de una organización donde ninguna mujer ha sido Presidenta desde su creación a mediados de 1900, conversamos el otro día con 12 accionistas mujeres, inquietas por el tema del feminismo. Todas ellas profesionales, empresarias, trabajadoras, hermosas. Levantaron a sus hijos y sus casas con trabajo y en medio de múltiples dificultades, acentuadas en los últimos años: “yo me imaginaba que a esta edad estaría ya para retirarme a descansar, pero que va, el trabajo crece”. La situación país (Venezuela) les ha pegado y mucho.

Reconocen muchas ganancias en esta etapa de su vida: sensación de seguridad personal, más autonomía, mejor relación con sus parejas, más libres para decidir y hacer, tristes pero al mismo tiempo tranquilas por la independencia de sus hijos, mayor atención a sí mismas y a su salud. Físicamente aparentan mucho menos de la edad que tienen. Ellas dicen que la energía y el cuerpo no son problema.   Son las oportunidades o a falta de ellas las que las detienen en su búsqueda de una mejor realización personal. Oírlas ratifica lo que conversamos con anterioridad en Porlamar, Caracas y Maracaibo y que derivó en nuestro Manifiesto: Nosotras las cincuentonas.

Las animo a postularse a puestos políticos o de representación y hacen muecas… “mucho lío”, “no puedo abandonar mi casa”, “es difícil”. Les digo que los 50s son la mejor edad para estas posiciones: ya tus hijos están de su cuenta o casi, tienes salud, tienes experiencia y empuje, eres una guerrera. ¿Para cuándo lo vas a dejar? Aún así, veo que se entusiasman con la idea de copar espacios para que las cosas cambien. Y más aún, las veo interesadas en aprender nuevas técnicas de cuidados propios para seguir en la pelea.

Avivah Wittenberg-Cox, CEO de una firma de Consultoría de Género, y autora de “Siete pasos para llevar una negocio de género equilibrado” escribió para Harvard Business Review recientemente: “Después del estrés de los años de la mediana edad, los datos muestran que los niveles de felicidad se elevan a principios de los años 50. Nuevas capacidades mentales emergen….Las personas mayores llegan a dar mejores soluciones a los conflictos… son capaces de controlar mejor sus emociones, aceptan mejor las desgracias y están menos propensos a la ira.”

Coincidimos con ella. Ya los 50 pueden considerarse como el punto medio de una carrera, o el inicio de un emprendimiento exitoso. Ya no es más la edad de retiro. Quizás culpemos a las circunstancias externas de lo que no hemos podido lograr; quizás las crisis políticas y económicas de los países alteren nuestra percepción acerca de lo que es o no posible realizar a nuestra edad. Pero una cosa es el techo de cristal que nos impone el entorno, y otro el que nos ponemos nosotras mismas; ese parece ser de cemento. La buena noticia: ambos se pueden romper.

Gracias queridas amigas por compartir sus intimidades para aprender todas de todas. Tienen una excelente plataforma desde donde surgir y replantear las reglas de juego que nos abran más posibilidades. Es solo cuestión de pararse, mirar y actuar. Gustosas estaremos de apoyar.

italo4

Author: Susana Reina

Psicóloga. Magister en Gerencia de Empresas. Coach Ontológico Empresarial.
Vicepresidenta de Desarrollo Corporativo Grupo Multinacional de Seguros
Directora Fundadora de FeminismoINC. Venezolana.
Feminista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *